Valencia
Contacto

Get Your Business Started With Flat Responsive

Use Flat Responsive theme to create your business website as it is SEO optimized.
Enjoy the flexibility in design and functionality provided by this theme.

Get Theme

El IVA y los vehículos de empresa

Jorge Casanueva

EL IVA Y LOS VEHÍCULOS DE EMPRESA

Autor: Jorge Casanueva Tomás. Abogado.

Como es sabido, el principio de neutralidad que rige en el IVA soportado (“pagado”) por empresarios o profesionales, esto es, que no suponga un gasto para los mismos, está condicionado con carácter general a que los activos cuya compra da lugar a este desembolso se destinen (“afecten”) a la actividad económica en cuestión.

Y no pudiendo por ello deducir el IVA pagado por bienes de inversión en la proporción o grado en que éstos sean utilizados fines particulares. La carga de la prueba del grado de utilización en el ámbito empresarial/profesional recae en el contribuyente.

Esta regla general es matizada por la Ley del IVA en relación a las compras de vehículos de turismo y motocicletas que estén contabilizados e integrados en el patrimonio empresarial, puesto que, por su movilidad, es uno de los activos más fácilmente susceptible de ser usado de forma indistinta tanto en el ámbito personal como el profesional y que, por ello, permite burlar la regla de afectación citada.

Las dificultades que entraña acreditar la afectación total/parcial de dichos vehículos a la actividad best online casino australia económica, han llevado al legislador a adoptar una solución salomónica y a admitir la deducibilidad del 50% del IVA soportado en la compra o alquiler de los mismos sin necesidad de una prueba adicional por parte del contribuyente. Esta regla se extiende a compras o servicios vinculados a los vehículos, tales como accesorios: recambios; combustible; reparaciones; aparcamiento o peajes.

En caso de que el empresario o profesional pretendiera deducir entre el 51 y el 100% de las cuotas de IVA soportadas en relación a dichos vehículos o los servicios o compras conectados a éstos, entonces debe ser el contribuyente el que acredite tal porcentaje mediante los oportunos medios de prueba.

Sin embargo, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, de 14 de abril de 2010, ha venido a cuestionar este sistema y a declarar que el empresario podrá a priori compensar el 100% del IVA soportado siempre y cuando pruebe que el vehículo está afecto a la actividad, con independencia del grado, de suerte que debe ser la Administración Tributaria la que prueba que el grado de afectación es inferior al 100%.

Entiende el TSJ de Valencia, que una norma o una práctica administrativa que a priori restrinja el mencionado principio de neutralidad sobre activos cuyo uso empresarial o profesional quede acreditado, constituye una vulneración de la normativa de la UE en relación a este tributo, que goza de primacía sobre la nacional.

Habrá que estar a la espera de ver si esta doctrina jurisprudencial se consolida pero, desde luego, resulta muy recomendable que los empresarios o profesionales con importantes flotas de vehículos de turismo y motocicletas se replanteen su situación en relación al IVA soportado, tanto en la actualidad como en los cuatro años anteriores, mediante un adecuado asesoramiento, puesto que puede suponer un importante ahorro fiscal.